INDEMNIZACIÓN POR TARDANZA DE VACUNAS-

SI LA UNIÓN EUROPEA SOLICITÓ INDEMNIZACIÓN POR TARDANZA DE VACUNAS ¿POR QUÉ ARGENTINA NO PODRÍA REALIZAR IDÉNTICO RECLAMO?

Por Marcelo H. Echevarría (1)

El Gobierno Nacional nos informa que los laboratorios han retrasado la entrega de vacunas a la Argentina.

Esa sería la causal principal por la cual, a la fecha, los muertos asciendan a más de 75.000 y nos encontremos al borde de un colapso sanitario.

El laboratorio Pfizer, en el mes de Agosto de 2020, realizó en el Hospital Militar Central los ensayos previos a la vacuna con 5000 argentinos.

Esa circunstancia le otorgaba al país una posición privilegiada para obtener en lo inminente una cantidad de vacunas estipuladas contractualmente.

Lo cierto es que, a la fecha, no han arribado.

De los medios periodísticos surge que Pfizer tenía comprometidas al país 1,5 Millón de dosis a fin de ser entregadas entre Enero a Marzo de 2021, las cuales en la actualidad, llegando al mes de junio, aun la estamos esperando.

El Diario ABC de España dio cuenta que la Unión Europea reclama judicialmente a AstraZeneca 10 euros diarios por cada dosis de retraso y un monto compensatorio.

Ello así, toda vez que el laboratorio entregó en el primer trimestre del año 30 millones de dosis de los 120 millones a los que se encontraba obligados a entregar por contrato, mientras que, para el segundo trimestre, preveían la entrega de 70 millones de dosis de los 180 millones prometidas.

La Unión Europea promovió un proceso en el Tribunal Civil de Bruselas en donde no solo se reclama 10 euros diarios por cada dosis retrasada sino, además, una compensación de 10 millones de euros.

Sostiene la publicación citada que los abogados en el juicio llegaron a acusar al laboratorio de mala fe por desviar al menos 50 millones de dosis a otros clientes, principalmente al Reino Unido.

Esta acción judicial ha sido avalada por 27 Estados miembros.

Parecería que la Unión Europea no volvería a comprar vacunas de AstraZeneca por las irregularidades por las cuales se encuentra bajo proceso judicial.

Este antecedente es muy paradigmático en el caso de Argentina, considerando las recurrentes informaciones oficiales dando cuenta de los atrasos en la entrega de vacunas oportunamente compradas y abonadas por el Gobierno Nacional.

Entiendo que nada impediría un reclamo indemnizatorio pretendiendo un monto compensatorio, además de una sanción adicional por dosis por cada día de retraso en el cumplimiento de la obligación.

Parecería muy atinado dar comienzo a un proceso judicial por parte del Gobierno Nacional contra todos los laboratorios que incurrieron en mora, toda vez que lo sucedido en la Unión Europea posee semejanza con lo acontecido en Argentina y, peor aún, que nuestro país se encuentra en la peor crisis sanitaria producto de la denominada segunda ola de esta pandemia.

Tomaríamos como antecedente lo realizado por  la Unión Europea dando muestras de seriedad a la hora de defender cada país a su ciudadanía, procurando que los compromisos nada más ni nada menos referidos a la salud pública se cumplan a rajatabla.

Además nos permitiría avanzar a nivel mundial -conjuntamente con la Unión Europea como pionera en esta medida- a fin de procurar la protección de toda la ciudadanía.

De considerar esa postura como la adecuada, la apertura de los procesos judiciales obligaría a abastecer de vacunas a la Argentina y harían cumplir a rajatabla los convenios suscriptos entre los laboratorios y las autoridades del país.

(1) Abogado (UBA) – Especialista en Derecho Penal (UB)- Autor e Investigador de Derecho Penal en Argentina y en España.