EL COVID Y EL RESURGIR DE LOS EXPERTOS

Por Marcelo H. Echevarría (1)

La mayoría de las personas, entre ellos me incluyo, estamos convencidos que esta pandemia por coronavirus trae un cambio sustancial en muchos aspectos de nuestra vida, pero, fundamentalmente, en el mundo laboral.

Los mejores profesionales de todas las materias son actualmente los protagonistas de la salida de esta crisis.

Hoy, por causa del virus, se pondera el excelente curriculum, las referencias, la responsabilidad, el esfuerzo, la puntualidad en contraposición a los momentos previos a la pandemia, siendo muchas veces lo definitorio a la hora de decidir un despido o el mantenimiento de esa persona en el empleo.

Si bien de la boca para afuera todas esas cualidades eran supuestamente ponderadas, lo cierto es que los jóvenes de 20 años tenían un privilegio exponencial a fin de ocupar un cargo de envergadura en cualquier organización contra un experto de 55 o 60 años con todas las cualidades antedichas en su haber.

Dejo aclarado que no estoy en contra de contratar jóvenes de 20 años.

Por el contrario, soy muy proclive a ello, pero no discriminando a las personas por su edad.

Antes, un ejecutivo o profesional verborrágico, carismático, simpático ante sus superiores, pero con pocos o nulos conocimientos técnicos de una materia o para una gestión (sea un CEO, un CFO, etc.) era motivo suficiente para una contratación, dejando de lado a un experto, quizás con ninguna cualidad como las antedichas, pero sí con vastos conocimientos y experiencia.

Pero, post pandemia, no sólo Argentina sino también en Latinoamérica y en España, se avecina un tiempo nuevo donde cualidades pasadas de moda como la corrección, la puntualidad, la capacitación, la formación, el trabajo en equipo, etc. prevalecerá ante el funcionario, directivo, gerente de una empresa que llegó como se denomina en mi país por “dedazo” o “acomodo” pero lo peor, con nulos o primarios conocimientos de gestión y, además de ello, muchas veces hasta mal educado o peor aún, maltratador.

Esta pregunta la realizo en muchas charlas interdisciplinarias, siendo la siguiente:

“Si ustedes deberían someterse a una neurocirugía ¿eligen a un profesional famoso de la televisión o a una eminencia desconocida?”

La respuesta es que la mayoría elige al profesional famoso que sale en los medios periodísticos.

¿Por qué? Justamente porque lo conocen y, contrariamente, desconocen a esa eminencia quien no es públicamente conocida.

Ahora bien, en Argentina existen profesionales que salen a diario por los medios periodísticos que son, entre otros, los especialistas epidemiólogos que asesoran al Presidente de la Nación en tema coronavirus.

Todos ellos eran las antedichas eminencias desconocidas, hasta que llegó la pandemia.

Obviamente, el Presidente de la Nación se rodeó de los mejores especialistas de Argentina.

En contraposición a éstos, la semana pasada detuvieron a un médico muy reconocido de famosos, entre otras irregularidades, por vender una supuesta droga contra el covid19.

Ese médico hoy detenido poseía un marketing muy atractivo, consistiendo en que muchos famosos del ambiente del espectáculo acudían a su clínica y, esa foto con ellos, salía en los medios periodísticos.

Ese mecanismo era la carnada para atraer a la gente.

Consistía en un canje, el médico no le cobraba honorarios y utilizaba la presencia de los artistas y deportistas como si ello fuera garantía de un excelente trabajo.

Hoy esta con prisión domiciliaria y se van acumulando las denuncias de sus pacientes.

Cierro esta opinión:

Cuando pasen las secuelas de esta crisis, nada volverá a ser igual.

No venderá ni la foto con un famoso, ni la verborragia, tampoco las salidas masivas en los medios periodísticos de mediocres o las paredes de oficinas invadidas por certificados de asistencia a cursos o seminarios cuyo objetivo es de impresionar al cliente.

Se necesitarán personas idóneas y con sólida trayectoria profesional para sacar al País adelante, sea en la faz pública como en la privada.

Ante ello, el web site de donde surjan sus antecedentes, trayectoria comprobable, la educación, las referencias personales, responsabilidad, seriedad entre otras múltiples variables como publicaciones realizadas, conferencias brindadas, será el factor esencial y decisivo a fin de ponderar la calidad profesional y humana a la hora de emplearlo o de contratarlo.

Por lo antedicho, luego de la pandemia, otros valores serán los que se tomen en cuenta a la hora de la elección de un profesional.

El que se perfecciona, se actualiza, es puntual, trabajador, un gran ser humano y posee intachables antecedentes no debería tener problema alguno toda vez que jugará con ventaja.

Para el resto, lamentablemente, la futura coyuntura no les deparará buenas noticias y deberán redoblar esfuerzos y cambios de actitud para conseguir un cargo o puesto de relevancia, toda vez que la oferta será mucha, mientras que la demanda, muy pero muy escasa.

Abogado (UBA)- Especialista en Derecho Penal (UB)- Autor e Investigador de Derecho Penal en Argentina y en España.