CERVECERÍA DE RECOLETA ¿SANCIONADA POR VIOLAR CUARENTENA?

Por Marcelo H. Echevarría (1)

Se conoció públicamente, en medio de la cuarentena por coronavirus, unas fotos dando cuenta de una aglomeración de personas en la vereda de una cervecería del barrio de La Recoleta en Buenos Aires.

Previo a fundamentar esta opinión, expongo mi posición respecto a la cuarentena toda vez que no es mi objetivo caer en la grieta de los que se encuentran a favor o en contra de la misma.

Pienso que, apenas se instruyó el encierro, la medida fue muy acertada a los fines de ganar tiempo a la espera del denominado “pico de infectados” (que aún no se sabe cuando estaremos en el mismo) con el objetivo de equipar hospitales, sanatorios y otros lugares para el aislamiento y atención de las personas, medida ésta consensuada entre el gobierno nacional y todas las provincias.

Luego de 140 días de encierro, entiendo que la cuarentena debe ser “administrada”.

Por “administrada” entiendo que cada uno debería asumir la responsabilidad de su cuidado y cumplir los protocolos para evitar infectarse como de infectar eventualmente a terceros.

Así, todo aquel que decida quedarse en su casa encerrado no necesitaría de una orden estatal que lo ordene, mientras que el que debe salir a trabajar por necesidad imperiosa de su economía familiar, debería así poderlo realizar cumpliendo a rajatabla todas las normas sanitarias que la autoridad defina como de cumplimiento obligatorio.

Sentado lo antedicho, paso al tema de fondo.

Una cervecería de Recoleta vendió cerveza y sus clientes decidieron consumirla en la vereda, donde existe una especie de galería.

¿Quién incurriría en infracción por violar la cuarentena?

¿El comercio que vende la cerveza, la gente que se aglomera afuera del local, o la propia autoridad por no prevenir situaciones como las que pretende evitar?

Excepto que desconozca normas concretas de zonificación, en ese lugar turístico por excelencia (se encuentra enfrente del cementerio de la Recoleta) todo lo que sucede en las veredas sería competencia exclusiva y excluyente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Por lo tanto, es el propio Gobierno quien debió velar por desalentar el aglomeramiento de personas afuera del negocio que vende la cerveza o, llegado a un criterio aún más extremo, la infracción debería recaer en cada uno de los individuos que se encontrarían amuchados fuera del local.

De una manera o de otra un tema es indiscutido, si no fuera por el periodismo esta situación hubiese pasado inadvertida, por lo cual es palmaria la culpa concurrente de la autoridad que debió prevenir estos hechos (de así entenderlo realizar).

Pero lo que más encuentro cuestionable es que siempre se culmine con implementar la línea del menor esfuerzo, tal el de sancionar al comercio que solamente vendía cerveza para consumir afuera del local.

Ahora bien, desconozco si el comercio poseía gente amuchada dentro de sus instalaciones, toda vez que si así fuera, nada podría cuestionar al respecto.

Pero, de no probarse esta última circunstancia, parecería poco feliz y muy cuestionable legalmente la sanción al comercio que, lo único que realizó, fue vender su producto para que la gente lo consuma donde se le antoje.

Vamos a este ejemplo.

Una pizzería vende dos pizzas a 8 personas y estos se sientan en la vereda del propio local ¿Sancionamos al pizzero? ¿Debería el pizzero obligarlos a retirarse?

Si la respuesta es afirmativa. ¿Con qué autoridad  el comerciante podría obligar a sus clientes a retirarse de su vereda?

A simple vista parecería que la inacción de la autoridad en no prevenir estos sucesos en la vía pública (de así entenderlo que correspondería) no puede conllevar a sancionar deliberadamente a un comercio para justificar su omisión sólo porque el hecho tomó dimensión pública.

A todo esto, las entidades empresarias que deberían defender al comercio de la ciudad de Buenos Aires o tomar postura no se pronunciaron al respecto.

La denominada dirigencia empresaria está en un llamativo “silencio”. 

A esa dirigencia de la Ciudad de Buenos Aires, tomen postura en la defensa del comerciante.

¿Se enteraron  que cierran cientos de comercios definitivamente todos los días, o les resulta un dato novedoso?

(1) Abogado (UBA)- Especialista en Derecho Penal (UB)- Autor e Investigador de Derecho Penal en Argentina y en España