Estudio Dr. Marcelo H. Echevarría & Asociados > Publicaciones de Interés General  > Columnas referidas a Empresas  > PROYECTO MORATORIA AFIP. SOLICITUD DE URGENTE TRATAMIENTO

PROYECTO MORATORIA AFIP. SOLICITUD DE URGENTE TRATAMIENTO

Carta abierta al Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Dr. Emilio Monzó.

Agradezco publicación de esta carta abierta a iprofesional y a su editor Hernán Gilardo.

Agradezco publicación de esta carta abierta a Misiones Opina y a su Director Luis Huls.

Agradezco nuevamente a Iprofesional mención referida a primera nota enviada al Congreso Nacional en mayo de 2019

Agradezco nuevamente a Iprofesional mención referida a esta publicación en nota del día 21 de agosto de 2019

Agradezco a Misiones Plural y al Sr. Aldo Raverta publicación de la presente nota en el prestigioso medio periodístico de Misiones

Agradezco a Mundo Empresarial publicación de la presente nota y sus comentarios al respecto

Agradezco a INFODIA publicación de la presente nota y sus comentarios

Agradezco a Primera Fuente medio periodístico de Tucumán publicación de la presente nota y sus comentarios

Agradezco a INFOPYMES publicación de la presente nota con sus comentarios

 

Señor:
Presidente de la Honorable Cámara de Diputados
De la Nación Argentina
Dr. Emilio Monzó
PRESENTE

De mi mayor consideración:

Por medio de la presente tengo el agrado de dirigirme a Ud. a fin de reiterar la nota oportunamente presentada a su parte 23 de mayo de 2019 la cual fue girada a la “Comisión de Presupuesto y Hacienda”, conforme se desprende de lo informado por el sitio web www.hcdn.gob.ar.

En la misma solicité en mi carácter de ciudadano el urgente tratamiento del Proyecto presentado por los Diputados Nacionales del Frente Renovador de la Concordia de la Provincia de Misiones referido a una amplia moratoria impositiva y previsional con condonación de intereses, multas y extinción de causas penales a raíz del momento crítico que estábamos padeciendo en esa oportunidad, el cual se encuentra exponencialmente agravado en la actualidad.

El fundamento en aquel entonces era la creciente crisis que padecían diversos rubros industriales, el cierre masivo de comercios, los concursos preventivos y quiebras de Pymes, además de la crítica situación de la industria, entre otros.

No estaba equivocado al solicitar el urgente tratamiento del Proyecto de moratoria en mayo pasado.

Al día de la fecha, la crisis se agudizó de una manera imprevista, sin entrar a analizar si la génesis del agravamiento fueron cuestiones económicas y/o políticas, toda vez que no constituye el espíritu de esta solicitud, como tampoco soy experto en materia económica a fin de realizar un análisis sobre dichas circunstancias.

Lo concreto es que, -excepto encontrarme totalmente equivocado-, a la fecha parecería no haber existido voluntad política de tratar ese Proyecto de Ley que beneficia la producción y morigeraría el desempleo.

Como se sostuvo en la anterior presentación de mayo pasado, entiendo que ninguna fuerza política estaría en condiciones de votar contra la sanción de una ley nacional de estas características, contando actualmente con el agravante de la actual coyuntura económica.

Lo concreto es que, primero desde la AFIP y recientemente con las últimas medidas adoptadas luego de las elecciones PASO 2019, se han ampliado las cuotas de los regímenes de facilidades de pagos.

Metafóricamente, a mi entender, constituyen medidas positivas pero que solo tienden a “parar la hemorragia” de una herida de carácter terminal, lo cual su curación es lo que constituye el tema de fondo (oxigenar para reactivar PYMES, comercios e industrias) requiriéndose para ello la realización de una “cirugía mayor”, la cual únicamente será posible con la sanción de una ley nacional que contemple una moratoria impositiva y previsional conforme el Proyecto presentado por los Sres. Diputados Nacionales por la Provincia de Misiones, el cual tomó estado público a nivel nacional.

Sr. Presidente, quizás no llegue a su conocimiento en forma puntual y concreta problemáticas del sector productivo y de servicios, pero existen empresas muy comprometidas impositivamente y lo peor, cuento en mi cartera de clientes con directivos de sociedades que fueron imputados penalmente por ingresar días después de vencido el plazo legal que enuncia la ley penal aportes que no pudieron ser retenidos, dado que solo se abonó al empleado el sueldo de bolsillo o, en otros casos, causas penales por ingresar aportes días después de vencido el plazo de ley habiendo abonado los respectivos intereses y multas.

No sólo esos empresarios afrontan una crisis como la actual, sino que, a su vez, hacen frente a causas penales iniciadas por el Organismo recaudador sólo y únicamente por depositar al Fisco con días de retraso y aclaro, no son evasores ni reincidentes criminalmente, sino personas físicas y jurídicas que jamás han sido parte en un proceso penal.

Considero pertinente que las antedichas manifestaciones no culminen con estas líneas, sino que es mi deseo demostrar que lo arriba expuesto es verosímil siendo el reflejo de lo que actualmente padece el segmento productivo argentino.

Para ello y contando con la previa y expresa conformidad de mis clientes, nos ponemos a entera disposición de la Comisión que entienda corresponder en el tratamiento del Proyecto mencionado a los fines de ser citados y exponer en el seno de la misma la durísima realidad por la que transita el empresario que invierte su capital en nuestro país, aportando documentalmente las causas mencionadas precedentemente a título de muestra o ejemplo, como las experiencias vivenciadas en primera persona por parte de los propios protagonistas, lo cual estoy seguro será muy fructífero, siempre en el caso que la Comisión requiera lo antedicho.

Esperando que estas líneas constituyan un aporte a los fines de acelerar el tratamiento del Proyecto de moratoria suscripto por los Señores Disputados Nacionales del Frente Renovador de la Concordia de la Provincia de Misiones, aprovecho la mediación de la presente para saludarlo con mi mayor estima.

Atentamente,

Dr. Marcelo H. Echevarría