El cobro de honorarios es una de las causas que le genera mayor incertidumbre al potencial cliente.

 

Por dicha razón, implementamos desde 1993 un mecanismo que otorga a las partes certidumbre y transparencia desde el inicio de la relación profesional.

 

El trabajo encomendado siempre será presupuestado por escrito, motivo por el cual el cliente conocerá previamente el costo de los servicios profesionales que nos encomienda.

 

De aceptar el presupuesto, esto le permitirá no encontrarse a lo largo de la tramitación de una causa o de un asesoramiento específico con ningún importe imprevisto, sino que, contrariamente, desde el inicio, las partes pactarán la retribución que quedará asentada en un documento, ya sea que se trate de la prestación de servicios a individuos o a las empresas.