Estudio Dr. Marcelo H. Echevarría & Asociados > Columnas  > Columnas sobre Pilar, Prov de Buenos Aires  > LOS AUTODENOMINADOS “NyC” DE PILAR. ¿IDIOSINCRASIA O FENÓMENO SOCIAL?

LOS AUTODENOMINADOS “NyC” DE PILAR. ¿IDIOSINCRASIA O FENÓMENO SOCIAL?

Agradezco a El Diario Regional de Pilar y a su director Segio Abrate por la publicación de esta opinión

Por Marcelo H. Echevarría (1)

Días atrás compartía un distendido almuerzo, entre otros, con dos empresarios pilarenses.

En esas charlas de sobremesa me cuentan una anécdota la cual, primero, fue motivo de una risotada de mi parte, pero, luego, otorgó el marco perfecto para elaborar esta opinión.

Un día, por un tema determinado, cierto empresario visita el comercio de una de las personas con las que compartíamos el almuerzo y le dice: “no te lleves de lo que dice Marcelo (en alusión a mi persona). Él no es de Pilar”.

Mi amigo, Santiago Piermarini, quien se encontraba presente en ese almuerzo y escuchaba ese relato, me cuenta el porqué de esa respuesta.

Resulta ser que, socialmente, existe en la idiosincrasia de Pilar una virtual diferenciación entre los ciudadanos “nacidos y criados en Pilar” (en adelante lo identificaremos con las siglas “NyC”) y los que no lo son.

Por ello, para alguien que se autoreferencia dentro de ese segmento poblacional, mi opinión sobre determinado tema de Pilar (al no haber nacido en la localidad) no tendría la contundencia o solidez necesaria como la que pueda brindar un “NyC” pilarense.

Pensé… según mi madre comencé a caminar en Pilar (aunque no vivía en el Distrito). Todos los fines de semana desde que era muy chico lo pasaba en la casaquinta de un familiar a 10 minutos del centro y paseábamos a la tarde/noche por el centro histórico yendo por un helado, por una pizza o de compras.

De mis 55 años, hace 22 años que vivo aquí.

Entonces:

¿Es acertada esa diferenciación la cual me excluye de ser pilarense puro y me hace un pilarense (para conceptualizarlo metafóricamente) “mestizo”?

Para responder esa pregunta entiendo que hay que comenzar por el fenómeno social que sucedió en la localidad desde el año 1990, período donde comenzó a afincarse gran cantidad de gente en las periferias del centro histórico de Pilar, tanto en Condominios, Barrios Cerrados y Countries.

Simultáneamente, sobrevino el desarrollo comercial del kilómetro 50, hasta que, en la actualidad, vemos el incremento exponencial de los emprendimientos inmobiliarios y comerciales.

A los ojos del habitante nacido y criado en Pilar -“NyC”- es muy acertada esa diferenciación toda vez que, mientras aquel pasó toda su vida en el Distrito, una camada de “forasteros” se afincó en la localidad en una suerte de “invasión” descomunal.

Esa altísima densidad poblacional provocó desarrollos comerciales de envergadura, mientras que, lamentablemente, el centro histórico y barrios aledaños sufren desde inundaciones recurrentes, una terminal de ómnibus deplorable, hasta los postes en la vía pública y cables aéreos atentatorios contra la estética visual y la seguridad ciudadana, hoy legalizados por la anterior gestión municipal.

Pilar creció para el “foráneo” pero, simultáneamente, decreció para el ciudadano autodenominado “NyC”.

Muchos “NyC” tienen comercios en el centro histórico de Pilar actualmente cerrados por diversas circunstancias coyunturales de público conocimiento, mientras que los afincados en los shoppings y centros comerciales, si bien sufren ciertos “malestares y dolores de cabeza” por la baja de ventas y caída del consumo, siempre gozan y gozarán de buena salud.

Consecuentemente, entiendo que sería oportuno pensar cuál sería el motivo que provocó esta situación social.

Si tomamos como punto de referencia el desarrollo del Distrito, tendríamos que remontarnos al año 1990, o sea 30 años atrás.

Desde 30 años a la actualidad ¿Qué actividad se realizó en Pilar para fomentar el centro histórico, mejorar las entradas y salidas al último, ponerlo en valor para que sea atractivo para el “NyC” y para el “No NyC”?

Sin hacer mención al pasado y siendo totalmente proactivo, quizás ésta sea una oportunidad histórica para el nuevo mandatario comunal.

Es hora de dejar de lado las diferenciaciones, motes, etc. Llegó la hora en que los pilarenses trabajen codo a codo con las autoridades municipales para mejorar la calidad de vida heredada.

Todos, ya sean los “NyC” y los “No NyC” elegimos esta localidad para vivir con lo más preciado que poseemos, que son nuestras familias.

Por eso, si bien la partida de nacimiento de muchos de nosotros no dé cuenta que nuestra madre nos parió en la localidad, no fuimos al colegio zonal o no tenemos nuestro pasado en Pilar, nuestra obligación es bregar para que cada calle, cada comercio, paseo, peatonal, la parroquia, la plaza, el centro histórico y los centros comerciales, plazas y lugares públicos de Villa Rosa, Derqui, Zelaya, Del Viso, Villa Astolfi, Fátima, Lagomarsino, etc. sean un lugar de distensión y de goce familiar.

¿Seremos capaces o nos quedaremos en la queja constante y recurrente?

Quieren un ejemplo… miren las cadenas hoteleras de cinco estrellas, los renombrados restaurantes y los mejores centros médicos qué localidad eligen para llevar adelante sus emprendimientos. Hasta tenemos equipo de Futbol propio, tal lo es el Real Pilar Futbol Club -“El Monarca”- quien en la categoría “C” disputará la Copa Argentina 2020 representándonos a nivel nacional.

Pilar lo puede todo. Y su gente, sean los “NyC” y los “No NyC” en conjunto y no separadamente, pueden, si se lo proponen, lograr sus sueños incumplidos para su mayor bienestar y calidad de vida.

(1) Abogado (UBA) – Especialista en Derecho Penal (UB)- Autor e Investigador de Derecho Penal en Argentina y en España.-